lunes, 12 de diciembre de 2011



Primer misterio

―Alégrate, llena de gracia, estás embarazada de tres meses ―comunicó el ginecólogo a la joven.

―¿Pero cómo puede ser eso? ¡Si no conozco varón!

―La ecografía indica que este niño ha sido concebido por obra y gracia de la demanda televisiva. No tengas miedo, la fama está contigo. Darás a luz a un hijo por el que recibirás reconocimiento efímero y bienes materiales. Será llamado hijo del altísimo cada vez que aparezca en los medios de comunicación con el rostro pixelado, caminando de la mano de su padre. Cuando cumpla la mayoría de edad comenzará su andadura pública y tú deberás apoyarlo desde un segundo plano.
La muchacha agachó la cabeza para asimilar todo aquello. Pocos segundos le bastaron para asumir tanta responsabilidad.

―Aquí está la esclava de la farándula, hágase en mí según la palabra de Tele Cinco.
Tras pronunciar esto, un flash iluminó toda la habitación para sellar el pacto y convertirlo en portada de revista. Así fue cómo otra chica humilde y anónima se coronó de gloria a cambio de entregar su dignidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada